Con reconocidas trayectorias y miradas diversas, Mónica Álvarez y Andrea Longeri esperan contribuir al desarrollo del ecosistema de innovación y emprendimiento impulsado desde la Incubadora. 

El pasado jueves se oficializó la llegada de dos destacadas mujeres al Consejo Directivo de la Plataforma de Negocios de la Universidad de Concepción, IncubaUdeC. Se trata alumnis de esta tradicional casa de estudios con vasta y diversa experiencia que ciertamente, serán un aporte al futuro desarrollo y constante crecimiento de IU, recientemente seleccionada por CORFO entre las tres mejores a nivel nacional y ubicada por organismos internacionales entre las tres mejores de Sudamérica y en el top 20 a nivel mundial (ranking Benchmark UBI Global).

Este consejo directivo es un organismo de gestión interna integrado por representantes de la UdeC y del medio externo y, entre sus funciones están promover y fomentar el emprendimiento como herramienta para la generación de empleos, el crecimiento económico y social de la región y el país; además de contribuir a la vinculación externa de la Universidad a través de IU.

“Para nosotros es muy importante tener miradas multidisciplinarias, con áreas de experticia relevantes para poder desarrollar un directorio estratégico, que nos guíe en nuestro quehacer”, destacó la Directora Ejecutiva de IU, Beatriz Millán Jara.

“El tema de la paridad de género”, continuó, “también es relevante, y ahora podemos contar con dos nuevas mujeres muy talentosas, de grandes capacidades y experiencia en el ámbito de la innovación, el emprendimiento y las finanzas, que nos pueden venir a acompañar en este desafío de querer crecer, de querer hacer que la incubadora sea una organización que se desarrolle cada día más”.

Una de las nuevas integrantes del directorio de IU es Andrea Longeri Hermosilla, ingeniera civil industrial UdeC con más de 20 años de experiencia en retail, ejerciendo cargos como gerente General para Chile en la norteamericana Newell Brands durante 15 años, integrante de la Red de Mentores de Endeavor Chile y Directora de Fiscalía Privada. Sus principales atributos están en la Planificación Estratégica, y sus focos de expertise en e-commerce, logística y marketing.

“Entusiasmada y feliz de volver al ecosistema que me formó durante mis 20 primeros años de vida es un honor”, declara Andrea sobre este nombramiento. “Desde muy pequeña, mi vinculación con el mundo universitario fue grande, puesto que mis padres eran docentes y científicos de la Universidad de Concepción y me crie en sus laboratorios y recorriendo el campus”.

“Estudié”, continúa, “Ingeniería Civil Industrial y competí con la camiseta de la Universidad por muchos años en atletismo, así es que mi vinculación es fuerte y volver en estos momentos a volcar mi experiencia en post de este gran proyecto y apoyando a la Región del Biobío es muy significativo para mí”.

En cuanto a su principal contribución al directorio IU, Andrea espera “ser un real aporte al directorio, que ya está conformado por grandes profesionales, para dar un impulso en el fortalecimiento del cumplimiento de nuestros objetivos estratégicos. Soy entusiasta y gran admiradora de los emprendedores, así es que para mí el foco en el emprendedor/emprendimiento es muy importante, así como buscar estrategias para potenciar las oportunidades que generen impacto”.

Mónica Álvarez Pérez, en tanto, es ingeniera comercial UdeC y destacada empresaria regional, presidiendo el directorio de Buses Hualpén. Además, se desempeña como directora de la Clínica Sanatorio Alemán de Concepción y directora de varios gremios empresariales como ICARE, IRADE y CIDERE Biobío.

“Recibo esta nominación con mucho honor y alegría. Es muy honroso que alguien a uno lo invite a participar en un cargo de dirección y en una institución tan potente como Incuba que está vinculada a la Universidad de Concepción, que, además, para mí es un referente, es una tremenda institución que tenemos en la región. Por lo tanto, el vincularme a la Universidad y, desde la mirada del emprendimiento, es una gran oportunidad y un honor. Me siento súper honrada de la invitación, espero dar lo mejor de mí para poder contribuir con un granito de arena en el desarrollo esta gran plataforma que ha creado IncubaUdeC”.

“Soy una convencida”, continúa Mónica, “de que el emprendimiento es una fuente de desarrollo, un movilizador social y una fuente de energía tremenda que hay en la sociedad en que, por lo tanto, todos tenemos un rol importantísimo en él. Y poder vincularme a través de Incuba para fortalecer emprendimientos de empresas de tecnología, es algo nuevo para mí, pero además fascinante”.

Oportunidades y desafíos

“Tengo la fortuna de haberme desarrollado profesionalmente el mundo como la empresa privada y creo que ahí también tenemos un rol importantísimo y ahí creo debe estar mi misión: en conectar la necesidad de la empresa con estos emprendimientos de base tecnológica. Esto tiene que ser parte de un ecosistema en que todos tenemos que estar bien conectados y UdeC e Incuba es una tremenda fuente de talento, y por otra parte, por ejemplo, en IRADE tenemos muchas empresas preocupadas de fomentar las buenas prácticas, por lo que lo importante es generar esos puentes donde nosotros conectamos a la empresa con la fuerza emprendedora que se está generando en la Universidad”, declara Mónica.

En este punto, Andrea Longeri destaca que los principales desafíos actuales del emprendimiento son “seguir desarrollando ecosistemas que permitan profundizar las herramientas para fomentar el emprendimiento y que el impacto que generen sea más potente y acelerado, con un foco importante en la innovación y democratización de oportunidades. Seguir profundizando la industria de capital de riesgo, sentar las bases de innovación colaborativa entre startups y grandes empresas y, mejorar nuestras redes de apoyo y escalabilidad; son algunos de los principales desafíos”.

En cuanto al posicionamiento y proyección institucional de IU, Mónica destaca que “habla de un trabajo muy bien hecho, y lo primero que digo es que ésta es una institución que ha sido muy bien llevada para alcanzar y permanecer en esta posición. Y, en cuanto a los desafíos, debemos seguir estimulando estos puentes y seguir siendo un referente, y además recoger toda la experiencia adquirida durante la pandemia, que es la capacidad de adaptarse, de flexibilizarse, la capacidad de colaboración y, en este mundo tan integrado, también hay que mirar las prácticas de aquellos que están probablemente más desarrollados que nosotros y tratar de llevar a Incuba hacia esas prácticas de tal forma de seguir siendo un referente”.

Miradas diversas

Para Mónica, “la paridad es un tema hoy día y me parece que es muy importante que todas las organizaciones que lo vayan tomando y se estén acercando, porque hay una deuda en nuestra sociedad aún y, sobre todo, en aquellos cargos como los del directorio, por ejemplo, porque las brechas más grandes justamente están en las posiciones más altas de las organizaciones. Más que concentrarse en la participación de las mujeres, yo diría que la riqueza está en la diversidad. Esto es un avance importante que va en la línea de cómo el mundo se está moviendo, en la búsqueda de soluciones con miradas diversas”, comenta.

Sobre este tema, Andrea complementa “el factor de género es siempre importante, porque los talentos y visiones provienen de todas partes y un reto muy relevante es fomentar la participación de más mujeres en el mundo del emprendimiento. Las cifras actuales en Chile muestran que en la génesis de startups son pocas las mujeres que participan o que son fundadoras, y debemos hacernos cargos de fomentar el espíritu emprendedor para aumentar su participación y que el ecosistema se beneficie de esta diversidad”.